La enorme oferta cultural de Barcelona puede percibirse casi a cada paso. Si está de visita en la ciudad condal, hay diversos lugares que no puede perderse. Uno de ellos es el Museo Marítim de Barcelona, un espacio que ayuda al visitante a comprender el alcance de la cultura marítima catalana. Lo mejor es que si está alojado en el Hotel Grums, tendrá este museo a unos pocos minutos andando. ¡Alójese en una de las zonas más vibrantes de Barcelona!

Imagen cortesía del Museo Marítim de Barcelona

 

El Museo Marítim de Barcelona abrió sus puertas en 1941. Sin embargo, el espíritu de este lugar nació unos años antes. Con el estallido de la Guerra Civil, se buscó almacenar y proteger las colecciones, instrumentos y todo tipo de documentos que albergaba el Instituto Náutico de Barcelona, fundado en 1929. De ahí que el Museo Marítim de Barcelona naciese con el fin de salvaguardar todo este legado vinculado a su pasado marítimo.

El museo está ubicado en los Astilleros Reales, un recinto que data del siglo XII. Este edificio se construyó, como es lógico, cercano al mar con el objetivo de construir y mantener barcos de guerra. Poco a poco iría creciendo y convirtiéndose en un gran arsenal defensivo gracias a la incorporación de murallas y otros elementos.

En una visita a los Astilleros Reales y actual Museo Marítim de Barcelona, será posible sumergirse en el maravilloso universo de la navegación a través de impresionantes escenografías, modelos de barcos, bitácoras, artilugios de navegación, pinturas y cartografía. Si se anima a conocer el museo, tendrá la oportunidad de admirar una reproducción a escala real de la Galera Real de Juan de Austria o un cronómetro del siglo XIX fabricado por John Poole, entre otras piezas.

Imagen cortesía del Museo Marítim de Barcelona

 

La visita continúa en el mar

Una de las partes clave de la visita al Museo Marítim de Barcelona es su flota. Es suficiente con dirigirse al puerto para contemplar un conjunto de embarcaciones que están amarradas en él para disfrute de los visitantes. Estos barcos históricos le permitirán conocer cómo funcionan, cómo se manejan y cuál fue su importancia dentro del pasado marítimo de la ciudad.

El barco insignia del museo es, sin lugar a dudas, el pailebote Santa Eulàlia, que data del siglo XIX. Pero hay muchos más: el velero Faro Barcelona, el laúd mallorquín Faro Formentera o el yate de recreo Faro Barceloneta.

El Museo Marítim de Barcelona abre de lunes a domingo de 10.00 a 20.00 horas ininterrumpidamente. Alojándose en Hotel Grums podrá llegar hasta él de manera cómoda y sencilla. ¡Le esperamos!